Tag Archives: comunicación 2.0

Las palabras en la Web

3 Dic

web

 

Por Ma. Soledad Goyanes

@MSolGoyanes

 

Cuando nos proponemos escribir para la web, el texto es tanto o más importante que las imágenes de un sitio. Requiere también, de un diseño y estética que genere enganche.

Por un lado, como punto de partida, es aconsejable servirse del estilo llano; es decir, utilizar un lenguaje sencillo y concreto. Por ejemplo, evitar usar un verbo seguido de otro si quizás con tan solo uno, la frase se vuelve más simple y breve y puede se aprendida de forma más rápida y clara.

Asimismo, los diferentes tipos de formato, tamaño y fuente como los recursos de color, habilitan cambios en la apariencia del texto que nos permiten jugar con su contenido; por ejemplo, utilizando negrita para destacar un concepto que consideramos “gancho”.

Por otra parte, se recomienda que cada párrafo no cuente con más de una idea. De esta modo, una forma práctica de organizar el texto es enumerar aquello que queremos decir. Se trata de realizar un punteo por temas o ideas para facilitar la lectura. Además, es clave evitar saturar con textos extensos. En este aspecto, la utilización de links que permitan conocer un poco más, es un buen recurso para acompañar nuestras frases cuando hay más información para referenciar.

Las herramientas mencionadas evitan textos densos, facilitan la lectura e invitan al lector a navegar y a conocer las diferentes partes del sitio web, dado que lo vuelven más atractivo.

La implementación de palabras “gancho”, junto a los demás recursos citados, llevan finalmente a que el  lector de cuenta rápidamente que está donde su criterio de búsqueda lo guió, posicionándose así la web de forma cada vez más exitosa.

Ser noticia en las redes sociales

19 Jun

noticias-foto-mashable

 

 

Ma. Soledad Goyanes

@MSolGoyanes

Las redes sociales, y principalmente twitter, se han convertido en el termómetro de los temas y personajes y la repercusión de que éstos tienen entre las noticias que circulan en todo momento del día.

Ser noticia o qué es noticia, se ve envuelto en la dinámica del minuto a minuto que imprimen las redes, dejando atrás los tiempos de redacción, impresión y difusión de diarios y periódicos.

Incluso, la versión digital de los medios gráficos permite compartir noticias del contenido más variado a través de diferentes redes sociales en tan solo segundos como también, enviárselas a un amigo por email.

Un ejemplo actual de cómo twitter va marcando la agenda del día, es Lionel Messi en su debut en el Mundial Brasil 2014. Infotechnology.com en una nota titulada “Messi consechó más de 8 millones de tuits  en 24  horas”, advierte que tras el gol del futbolista en el primer encuentro que disputó la selección nacional, registró picos de  134 mil publicaciones.

De este modo, nos acercamos a “eso que sucede”, al “acontecimiento noticioso” a través de la inmediatez. Las posibilidades que nos da la actualización constante de los contenidos en las redes y las réplicas de los mismos a partir de las cuentas de sus seguidores, son parte de esta vorágine informativa.

Podríamos aventurarnos y decir que esta forma de acercarnos a la información se ha convertido, además, en un acto de sociabilización, donde se comparte y replica, y que a su vez eso le va otorgando mayor entidad al hecho o noticia. Por su parte, la acción de comprar y leer el diario podría apreciarse como un hecho individual.

Como sea, lo que es cierto es que los criterios periodísticos están cambiando al son de las nuevos medios 2.0.

 

 

Las redes sociales, potenciadoras de nuestro desarrollo laboral

10 Abr

redes-y-trabajo

 

 

Por Ma. Soledad Goyanes

Como hemos venido señalando, las redes sociales han colonizado muchos de los espacios y momentos de la vida diaria. Los ámbitos académico, personal y profesional se han visto modificados, transformándose así el modo en que nos relacionamos con los otros y la forma en la que percibimos y nos comunicamos.

Hoy en día, el “ser profesional” nos acompaña en cada instante. Nuestras actividades laborales trascienden la oficina, la jornada de ocho horas diarias, y no respetan sábados ni domingos. Asimismo, el intercambio de emails y la actualización de redes sociales como twitter y facebook que brindan información respecto a la empresa u organización para la cual trabajamos, se han vuelto una constante.

Por otro lado, si de promocionar un microemprendimiento se trata, las redes sociales funcionan como grandes potenciadores y nos posibilitan llegar a un público numeroso y variado. En el caso de facebook, nos permite crear una fan page donde exhibimos y compartimos masivamente productos y servicios en todo momento del día. La publicidad que nos ofrece dicha red nos habilita a crear una audiencia a través de la promoción de la pagina en sí a partir de un presupuesto diario, lo que se conoce como publicidad paga, así también como invitando contactos presentes en la agenda de nuestro correo electrónico, de forma gratuita en este caso, mediante lo que podríamos denominar “de boca en boca”.

Asimismo, google + nos da el plus de posicionarnos en buscadores, siendo fundamental de este modo crear una cuenta en dicha red para lograr un buen status en la web cada vez que se escribe nuestro nombre, profesión o empresa para la cual trabajamos.

Por otra parte, tenemos a la red profesional por excelencia que es Linkedin. No sólo nos permite contar qué hacemos y dónde trabajamos; sino que se ha convertido en una poderosa arma para tejer redes de contacto, sin tener que asistir a reuniones o relacionarnos únicamente con conocidos. Por lo tanto, al aumentar nuestro espectro de incidencia de una forma muy rápida y simple, ya sea por afinidad profesional o por el rubro donde nos desempeñamos, representa una herramienta dinámica que muestra y comparte nuestro trabajo de forma masiva no sólo por medio de los puntos clásicos que reúne un CV o carta de presentación, sino también a través de archivos de texto, imagen y video, que a la vez pueden ser socializados por otros usuarios de la red.

De este modo, si nos proponemos alcanzar un desarrollo profesional y laboral eficaz, no debemos dejar de alimentar, actualizar y perfeccionar nuestra identidad virtual tal como la hemos presentado en post pasados. En sí, ni más ni menos que nuestra propia marca en el mundo real, pero potenciada a gran escala en la esfera virtual gracias al alcance masivo que nos brindan hoy las redes sociales.